Volando de la mano de DANICATTACK

Por: Sara Kapkin* / sarakapkin@gmail.com


Danicattack es un viaje de sonidos que parte del rock, y a medida que avanza, se mete en el camino del blues, de la electrónica, del pop y del rock latinoamericano por excelencia, ese que suena a Gustavo Cerati o a Soda Estéreo. Es un viaje melódico que narra las historias cotidianas que le pueden pasar a cualquiera en cualquier parte del mundo.

Danicattack es un grupo de amigos -Daniel López en la voz y en el teclado, Santiago Uribe en la guitarra, Juan Felipe Uribe en la batería, Santiago Camacho en el bajo y Carlos Palma en los teclados y las secuencias. Cinco mundos que se juntaron en 2012, aunque se conocían de antes, para la construcción de My first single, un EP de cinco cortes que fueron el abrebocas y la excusa para la creación del grupo. Desde entonces empezaron a crear y a darle forma al sonido que hoy los define, un sonido que parte de las diversas influencias de cada uno de los integrantes -desde David Bowie hasta Green Day y La Derecha-, pero que confluyen en una armonía gracias a la libertad y la fluidez que permite el trabajo entre grandes amigos.

danicatakPrecisamente esa mezcla: diversidad más la complicidad de su amistad, es lo que ha forjado ese sonido para Volar lejos/Volar lento, que además sirvió para bautizar su segundo disco y su primer LP, producido en Audiobeat Estudios en 2015.

A diferencia de su primer disco, que fue más personal -pues la mayoría de los temas estuvieron producidos por una sola persona-, en Volar lejos/Volar lento hubo más participación de todos los integrantes de la banda. Una colcha de retazos a punta de sonidos que se construyó durante varios meses, sin afán y con mucho corazón y que terminó por convertirse en su herramienta para volar. La idea era, fundamentalmente, lograr que cada canción tuviera su propio carácter, que cada canción fuera un mundo y que la gente así lo sintiera.

“Es un trabajo en equipo, de mucho corazón y mucho amor; estuvimos varios meses trabajando y eso es lo que ahora nos tiene tan contentos”, dijo Daniel sobre el disco.

Y cómo no estar contentos, si las diez canciones que hacen parte de Volar lejos/Volar lento, sí que les han permitido volar. Desde el lanzamiento del disco, Danicattack se posicionó en varios tops que dictaban los mejores discos del año en el país y se abrieron paso para presentarse en el Festival Estereo Picnic del año pasado.

destacadoEs un disco repleto de historias, pues cada canción parte de historias reales que le han sucedido a Daniel y que le pueden suceder a cualquiera. Canciones que pretenden crear mundos imaginarios con historias reales.

Danicattack, bautizado así por una mezcla entre el nombre del vocalista, Daniel, y los “Panic Attack” o ataques de pánico, se convirtió en refugio y respuesta, es decir, la música también como escenario para perder el miedo y volar.

Ahora, después de un año a mucha altura, y sin ataques de pánico, Danicattack anhela seguir volando, avanzando tan lejos y tan lento como su música lo permita para seguir entregando ese sonido que han ido forjando y que sabe a un montón de cosas conocidas.

Por ahora vendrán algunos videos nuevos a lo largo de este año (2016) y muchos toques, pues la idea de Danicattack es abrirse campo a nivel nacional e internacional. El reto, además de seguir volando lejos y lento, es seguir consolidando su sonido, crear atmósferas con la guitarra de protagonista y paisajes, que impulsados por los teclados, permita a quien los escuche volar sin miedo.

Atentos, porque es probable que Danicattack aterrice en su ciudad.

3
0

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*