VENTE CON LAS MIGAS

No hay ambigüedad en la música fecunda y entrañable de Las Migas. Su cante sinuoso, acompañado de dos guitarras y un violín, evoca y abarca intensamente todas las pulsiones de la sensibilidad humana. Desde la euforia de la festividad y la intimidad del sobrecogimiento, hasta la ferocidad descarnada que se desprende de su virtuosismo. Juntas extienden puentes y transitan indomables por diversas culturas y territorios sonoros.  

Marta, Bego, Alicia y Roser hacen música al margen del exceso y del artificio. Son auténticas y la potencia de su obra deviene de su impecable ejecución instrumental y de la inquietud y sensibilidad creativa que comparten y dejan en sus composiciones y arreglos. También, por supuesto, resalta su narrativa y la bellísima expresividad del cante de Bego, quien acentúa, atempera y da giros e inflexiones a su voz con la naturalidad que solo un prodigio puede ejecutar.

Su propuesta instrumental es elegante y versátil. Es una ritualidad que avanza de manera cadenciosa o intempestiva, y que además, incorpora en su despliegue técnico el uso de recursos sonoros que destacan el pico emocional al que quieren vincularnos con su obra; por ejemplo, Calma, el quinto sencillo de su última producción discográfica, es una composición cálida, de melodías dulces y serenas que sugieren una fragilidad y contemplación casi mística. Es una canción luminosa que presume vitalidad.

Por otro lado, Viejo Patio es una reminiscencia del vertiginoso paso del tiempo y un elogio poético sobre la infancia como un refugio para sortear la finitud de  la existencia. De ese modo, Las Migas nos permiten inmiscuirnos en un entramado sonoro diverso y trepidante, y aunque algunas de las técnicas que predominan en su propuesta son flamencas y rebozan de fuerza en sus ritmos sincopados, cante jondo y demás palos flamencos, las fronteras y restricciones creativas se minimizan con el mestizaje del mundo contemporáneo.

Ellas exploran y crean con base en otras vertientes musicales como el Son Cubano, el Folk, el Jazz, sonoridades latinas como el tango y han realizado otras fusiones sin perder el diálogo con los códigos y símbolos de sus raíces.

Ahora, con catorce años de trayectoria, una madurez interpretativa y reinventándose desde una exploración que renuncia a las etiquetas y las categorías, este prolífico cuarteto se arriesgó en su último álbum para entregarnos una producción de once canciones con una interesante filigrana en su producción. La Noche, Ojos Grandes, Carmela, son algunas de las composiciones que hacen parte de Vente Conmigo, su último disco, y en el que incorporan  recursos electrónicos, nuevas instrumentaciones y composiciones que se consolidan como una bocanada de aire fresco ante el aturdimiento hegemónico de la industria musical vigente.

Durante su “showcase” en Circulart en Medellín, Las Migas reafirmaron a través de su puesta en escena, el carácter y el talante que las constituye. Toda esa fuerza despampanante y enigmática que conmueve y desembarca sesiones rítmicas y armónicas preciosas que terminan por ser acompasadas por las palmas del público… el mismo que a la final les ofreció una multitudinaria ovación, a la medida de su grandeza.

Julieth Arias – Fulana*

Periodista – Fotógrafa / @fulana.malafama

Leave your comment

Please enter your name.
Please enter comment.