Palenke vs Palenke:

Cuando el beat se encontró con África


Por: María Isabel Galvis - maisagalvis@gmail.com

477153_10150928168067999_562292759_o
Lo que a simple vista podría interpretarse como un enfrentamiento, al momento de escucharlo no es otra cosa que un juego, algo así como un partido amistoso que se disputa entre los sonidos que nacieron a partir de la interacción con elementos electrónicos y tecnológicos y aquellos que se recrearon al amparo de una cerca de madera, que además de las vidas de miles de esclavos, resguardó una expresión musical y cultural que hoy es patrimonio de la humanidad.

Esa es un poco la génesis de Palenke vs. Palenke, segundo álbum de la agrupación colombiana Palenke Soultribe, un grupo formado por los productores Juan Diego Borda, también bajista y Andrés “Popa” Erazo, quien además interpreta los teclados.

Cuando despuntaba el siglo XXI y todavía las fusiones sonoras a partir de las músicas de nuestras costas no abundaban ni eran tan reconocidas, este dúo tuvo la idea de impregnarle un nuevo palenquesonido al folclor afro de nuestro país. Así empezó a cobrar forma algo que aún suena refrescante e innovador: músicos, instrumentalistas, productores, intérpretes o compositores son invitados a poner su color y sabor particular a la creación sonora, la misma que luego es intervenida por la dupla con el ánimo de otorgarles un sentido estético, el que define a Palenke Soultribe y que incluso trasciende lo sonoro para trasladarse también a la puesta en escena de los conciertos y al concepto visual de cada una de sus propuestas.

Pero volvamos a la música. Palenke Vs. Palenke está asociado a una iniciativa de la National Geographic Society llamada Nat Geo Music, un sello de difusión musical que presenta experiencias sonoras que dan cuenta de la relación entre música y cultura. Palenke Soultribe encaja bien en esta propuesta y entonces es posible dimensionar el ejercicio de investigación y experimentación que propone este álbum.

Hay que decir que Palenke vs. Palenke se puede disfrutar de muchas maneras. Este es un álbum en estricta relación con un legado cultural que es necesario no sólo divulgar sino también mantener. En este sentido, el disco va del bullerengue a la champeta, pasando por sonidos que evocan la cumbia, el porro o la puya y en temas en los que es posible encontrarse con las voces legendarias de Petrona Martínez, Batata y Louis Towers, así como con los sonidos autóctonos del Sexteto Tabalá, Son Palenque o Colombiáfrica. A ellos se les unen compositores como Enrique Martínez, Justo Valdéz e incluso el rapero africano Scrip. La escucha, entonces, puede ser un aprendizaje, un viaje que se define a través de los sonidos y que va develando una historia, una geografía y una manera de contar el paisaje o la vida cotidiana.

Pero habría que hacerle un guiño al oyente desprevenido. Aquel que busca una sonoridad que le represente algo desde la estética, el gusto o el simple divertimento y en ello Palenke vs. Palenke tiene mucho que ofrecer. El álbum está dotado de un ejercicio peligroso que sólo un buen equilibrista es capaz de sortear a su favor. De esta manera, la música oscila entre la mano que azota un tambor ancestral y el “beat” intermitente de un dispositivo electrónico. El uno invita a mover el cuerpo y el otro a mover la cabeza; uno construye una atmósfera sonora que sentimos cercana y el otro la convierte en un sonido universal, como si se tratara de un traductor que permite que sea posible vincularse con la esencia cultural de lo que se escucha, aunque no se sienta propia.

Palenke vs. Palenke no es un encuentro fortuito, es una experiencia que podemos apreciar desde la tribuna que escojamos. Porque este partido no se pierde, ya sea que nos guste o no, en cualquier caso será una reivindicación de que aquí nadie está contra nadie, porque jugar es siempre más importante.

Autor: María Isabel Galvis: Comunicadora Social - Periodista UdeA -Docente Universitaria
y Realizadora en UN Radio.
Fotografías: Cortesía Palenke Soultribe
María Isabel Galvis
3
0

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*