FANKO A TRAVÉS DE SU “FUNKY” LUMINOSO

Con una base musical y rítmica excepcionalmente enérgica y sofisticada como la del funk, la agrupación Fanko nos inserta en la fase más interesante de hibridación y mestizaje musical entre la mística mexicana, con el “Groove” contundente de instrumentaciones no convencionales y sonoridades provenientes de otras regiones del mundo.

Fanko es una celebración en alta vibración que guía la evolución del espíritu. Canciones como “Luminosos”, “Casa mexicana” y “Soy migrante”, además de tener juegos armónicos, melódicos y cambios en la estructura rítmica que nos llevan a contemplar y disfrutar el virtuosismo de sus intérpretes, también contienen letras que expresan mensajes conscientes que se integran y transitan con el sonido para hacernos parte de una ceremonia de naturaleza bailable.

Además de crear y explorar una radiografía mexicana desde su estética y dimensión simbólica, la explosión creativa de su “funk” también se politiza, toma partido y levanta banderas; Fanko reivindica la alegre rebeldía y la fraternidad inexorable que surge de manera espontánea entre migrantes y  sectores sociales o culturales que han sido excluidos históricamente. Así lo expresan en una de sus canciones: No existen muros, no existen murallas, somos viento abriendo jaulas.

La energía casi atómica que emana Fanko a través de su música los dota de autenticidad y carácter. Aún conservan un vínculo ineludible y místico con sus raíces, tradiciones, y sobretodo, con la cosmovisión de sus ancestros, de hecho, sus canciones logran configurarse como una experiencia ritual que puede llegar incluso a equipararse con experiencias entéógenas, como en “Luminosos”,  una preciosa canción que nos permite transitar por las historias de sus canciones como si tratase de cuentos épicos o historias fantásticas, pero eso sí,  a un ritmo muy “funky”.

Julieth Arias – Fulana*

Periodista – Fotógrafa / @fulana.malafama

Leave your comment

Please enter your name.
Please enter comment.