EL MAR Y LA MÚSICA, PUENTES ENTRE COLOMBIA Y REPÚBLICA DOMINICANA

Nueve autores y cinco ilustradores tienen su espacio en Puentes musicales sobre el mar Caribe, publicación de la Embajada de Colombia en República Dominicana y la Fundación Cultural Letra Clave que reúne la visión de varios investigadores alrededor de las tradiciones musicales que unen a Colombia y República Dominicana.

La gente que tiene al mar como vecino suele decir que el agua, más que un límite, es precisamente un puente, un espacio que comunica, que une antes que separar. Pues bien, este libro se empeña en ratificar esos vínculos sonoros que han atravesado el mar en caminos de ida y vuelta y que por rutas directas o indirectas han poblado los espacios sonoros tanto de República Dominicana como de Colombia. A lo largo de este libro, con banda sonora incorporada, uno va descubriendo o recordando a figuras como Ángel Villoria, Billo Frómeta, Cuco y Martín Valoy, Milly y Jocelyn Quezada, Wilfrido Vargas, July Mateo, los hermanos Hernández o Johnny Ventura y entiende, como lo dice Daniella Cura en su texto, que “no hay relación diplomática más sana y más efectiva que los vínculos culturales que crea el arte”.

Hay entre todas, una figura transversal: Esthercita Forero. La historia cuenta que mientras corría 1950, Esthercita se encontraba de gira en República Dominicana y es en la capital de la isla donde escribe la que es considerada su primera composición, un bolero titulado “Santo Domingo”. La pieza tiene especial significación para los dominicanos, pues en aquella época se encontraban bajo el régimen de Rafael Leónidas Trujillo (su dictadura se extiende desde 1930 hasta 1960) y aquel, ególatra, había cambiado el nombre de la capital por Ciudad Trujillo.

Cabe mencionar que sólo uno de los autores es de procedencia dominicana. Se trata del investigador y gestor cultural Alexis Méndez quien desde tiempo atrás ha analizado el impacto de la música colombiana en la música dominicana. Su trabajo se describe sobre una tesis de la musicóloga cubana María Teresa Linares “en la que se refiere a células comunes que habitan en el Caribe”. El investigador recrea momentos importantes en el devenir musical dominicano en convergencia con la música colombiana a partir de hitos históricos que se presentan en su orden así: el estilo merenguero neoyorquino de los años 50, la figura de Radhamés Aracena como un promotor indiscutible de esos intercambios en su papel de locutor, vendedor de discos y radiodifusor; la llegada de Fruko y sus tesos, cuyo camino había sido abierto por Aracena gracias a sus vínculos con Discos Fuentes; la figura de Joe Arroyo, “algunos de sus temas cumbiamberos fueron versionados por orquestas de merengue”, y la explosión sonora del Grupo Niche, que en palabras del dominicano es  “nuestra primera guía didáctica de geografía colombiana” y la “puerta de entrada para que una extensa lista de bandas colombianas pudiera entrar en el gusto dominicano”. Alexis Méndez propone además un ejercicio que desde nuestra perspectiva es complejo de dimensionar: establece relaciones melódicas que atraviesan muy profundamente los dos países. Así, es posible descubrir puntos de encuentro entre el merengue y la cumbia, la bachata y el vallenato, la mangulina y el bambuco y las salves y los cantos de alabao.

De alguna manera todos los autores reconocen la importancia que tuvieron festivales como el de Música del Caribe en Cartagena o el de Orquestas en Barranquilla en la construcción de una estructura musical, un imaginario sonoro común entre República Dominicana y Colombia. Finalmente y como lo dice el investigador Jaime Andrés Monsalve “la música es el puente más sólido que ha comunicado a Colombia con República Dominicana”. Lo dice también José Antonio Segber en el texto introductorio del libro, “los habitantes de las naciones que derraman sus playas sobre la gran cuenca del mar Caribe… podemos dibujar en nuestros sentimientos los límites de una misma patria”. Sin duda, muchos de esos dibujos están pintados con música.

Maísa Galvis

Comunicadora Social – Periodista de la U de A. Magíster en Literatura de la UPB. Realizadora de U.N. Radio.

Leave your comment

Please enter your name.
Please enter comment.