CURUPIRA: 15 años celebrando la música

Por: Luisa Piñeros / @radiandoando


curupiras2

A comienzos del siglo XXI se empezó a gestar silenciosamente en Colombia un nuevo camino para nuestros sonidos. En el panorama empezaban a sonar nombres como Sidestepper, La Mojarra eléctrica y uno bien particular, Curupira.

Se dice en el Amazonas que el Curupira es el protector, el guardián de los bosques y las selvas. En lo sonoro, es la agrupación que trajo la música tradicional a la ciudad y se convirtió en guardiana de lo que hoy llamamos Nuevas Músicas Colombianas. Su historia se remonta al año 2000, cuando en un viaje de iniciación, conocieron al maestro Encarnación Tovar, “El Diablo”, un tamborero que por fortuna les compartió los secretos rítmicos de su instrumento a algunos de los integrantes que poco después conformarían Curupira. Aquí nació la primera semilla y las inquietudes musicales que hacen de ellos los precursores de las Nuevas Músicas Colombianas.

Ese mismo año debutaron con el disco “Palantepa´tra”, y de esta manera abrieron uno de los capítulos más emocionantes en la música colombiana. Este disco se grabó en abril del año 2000 y es la carta de presentación de lo que inicialmente proponían. Gaitas y tambores compartían con instrumentos eléctricos. Sonidos del Caribe se fusionaban con instrumentos de la India, respondiendo quizá a la llegada de un nuevo siglo y su apertura al mundo, cuando la palabra globalización ocupaba las primeras planas de la prensa. En ese primer álbum hay canciones memorables como “ La Funklórica”, “El bollo de mazorca” o “Puya que te coge”.

curupiraEspecialmente en Bogotá un nuevo lenguaje llegó a los oídos de los músicos quienes empezaron a convertir la música del litoral Caribe y Pacífico y el joropo de los llanos en un extraño experimento que tenía como base el jazz, el funk y una fuerte dosis de rock. Algo así sólo podía germinar en la ciudad.  Los responsables de este laboratorio, que ya tiene 15 años, son: Juan Sebastián Monsalve, Urián Sarmiento, María José Salgado, Camilo Velásquez, Andrés Felipe Salazar y Jorge Sepúlveda.

Con esta nómina de mágicos y prodigiosos músicos, visionarios y talentosos, echaron a andar el grupo, abriéndose paso en ese entonces en una escena que a paso lento iba armando sus cimientos. El segundo disco se llamó “El Fruto” (2003), y siguiendo la pauta del primer disco, de sonar a música tradicional, encaran en él más a fondo el joropo, la música de marimba y la de gaita. Para materializar esta idea invitaron a grabar a los maestros Sixto Silgado “Paito”, compositor e intérprete de la gaita hembra; estuvo también José Antonio Torres “Gualajo”, el rey de la marimba de chonta, oriundo de Guapi, Cauca. Y finalmente, Orlando “cholo” Valderrama, compositor y cantor de joropo. La presencia de estos músicos le aportó diversidad al álbum y sobretodo, calidad en la interpretación. Curupira dio un paso importante con “El Fruto”, al grabar canciones como “El Borojó”, “El gallo” y “La cumbia de la mar”.

Para celebrar una década de trayectoria estrenaron el compilado “Curupira 2000-2010”, al tiempo que salió el disco “Regenera” (2013), producciones que vieron la luz durante su gira por Chile el mismo año. Para ese entonces, la banda ya gozaba de reconocimiento por su propuesta vanguardista.

En el verano de 2014 viajaron a Nueva York para grabar “La Gaita Fantástica”, su quinto disco, con el que llegaron a quince años de carrera. En 24 horas hicieron este disco en los East Side Sound Studios, al lado de figuras como Lucia Pulido, Sofía Rey, Anat Cohen, Jason Linder, con quienes reafirmaron su importancia musical como agrupación colombiana. Ya pasaron quince años y Curupira, hoy en día, no es una banda de culto, siguen siendo los mismos amigos del pasado que un día le apostaron a crear desde lo que su casa les ofrecía. Esto es lo que tiene Colombia, ¡música… mucha música!

Fotografías: Cortesía de la agrupación

Texto: Luisa Piñeros – Periodista Musical y Cultural, con 20 años de experiencia en radio. Actualmente dirige El Atardecer en Radio Nacional de Colombia. Escribe para otras revista de música. Trabaja en pro de impulsar los Sonidos Colombianos. Le dicen La Pitonisa del Ritmo.

Luisa Piñeros
7
0

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*