CHABUCO: Caminos de ida y vuelta de un juglar vallenato

Por: Dora Corita Rojas / @coritabandoliti


chabuco

José Darío Martínez, o más conocido en el ámbito musical como ‘Chabuco’, es un músico cantautor hijo del reconocido guitarrista de la música vallenata, Hugues Martínez (integrante de Bovea y sus vallenatos, Los Hermanos Zuleta), y hermano del productor vallenato, Hugues Martínez Jr.

Con su tradición musical y muchas inquietudes en su mochila, “Chabuco” se radicó en Bogotá hace casi 20 años con la idea de proponer una renovación de la música vallenata en la que las líricas, poesía y calidad musical fueran el sello principal. Por ello se dio a la tarea de abrirse espacio en la escena bogotana en bares y en experiencias musicales como el grupo vallenato “Los Pelaos” en 1998, compartiendo con músicos como el cantante Carlos Mario Zabaleta, el guitarrista Carlos Huertas Jr., y el acordeonero Saúl Lallemand. Con este grupo recorrió un camino y reconocimiento que luego le permitiría dar rienda suelta a su creatividad artística.

Fruto de estos trasegares y su contacto con el bolero y el latin Jazz, en el 2011 presentó su disco como solista llamado “Clásico Café La Bolsa, en la que recrea con nuevas sonoridades piezas clásicas del repertorio vallenato como “Nido de amor”, “Corazón martirizado”, “Así fue mi querer”, “La casa” entre otras, trabajo que puso la esencia del vallenato en el “stand” de las músicas del mundo, recibiendo varios reconocimientos nacionales e internacionales.

chabuco2Para este inquieto músico investigador, que ha recorrido numerosos escenarios, “no hay viaje más grande en la música que escuchar”, por ello desde sus andanzas y exploraciones musicales “Chabuco” se encontró con la familia de los Carmona, una de las más tradicionales en el mundo del flamenco, en la que se destacan Antonio y José Miguel, y con ellos se embarcó en el proyecto de hermanar los sonidos del vallenato y el sabor gitano en canciones como “Callate corazón”, de Tobías Enrique Pumarejo; “Alma viajera”, de Lácides Redondo; “Marta delirio”, de Jairo Serrano; “El Pirata del Loperena”, de Rafael Escalona; “Tierra de cantores”, de Carlos Huertas y “Penas negras”, de Wilson Sánchez.

Este trabajo discográfico titulado “De ida y Vuelta” (2014) fue grabado en Madrid, Barcelona, y Los Ángeles; producido por José Miguel Carmona, exintegrante del grupo español Ketama, en el que participan destacados músicos como Kike Purizaga, Diego Valdez, Carlos Huertas, Israel Suárez “Piraña”, entre otros. Este disco revolucionó el lanzamiento habitual de distribuir música en Colombia: su circulación con el diario impreso “El tiempo” en diciembre de 2013, le permitió al vocalista entregar en un solo día más de 450.000 copias de su disco, un total que no ha alcanzado ningún otro artista colombiano.

El escritor, columnista e historiador Juan Esteban Constaín describió “De Ida y Vuelta” como: “…este álbum fascinante de Chabuco no es una fusión ni un experimento, sino un reencuentro, el de la poesía que baña las dos orillas de nuestro espíritu compartido, la poesía de Andalucía con sus cantaores y sus bulerías y la del Cesar o La Guajira, con sus viejos compositores; en esta música se dan cita el Guadalquivir y el Guatapurí, la voz desgarrada del cante jondo y la guitarra flamenca, con el ritmo y el compás endiablados de la caja, el bajo y el acordeón vallenatos, camino de ida y vuelta, siempre, el del arte que acecha en la memoria”.

Con estas palabras y los sonidos de este disco, sin duda se reafirma que la música, aquella hecha con pasión, compromiso, calidad y honestidad, se abre paso por los intersticios de los “mass media”.

6
1

1 Comment

  1. Amantes1A Enero 21, 2017 Reply

    Está interesante su propuesta musical. Creo que está creando una buena mezcla.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*