Cantata Leyendas de Nariño, de Apalau Música a orillas de La Cocha

cantata_web1

El fuego calienta la noche pastusa, todos se encuentran reunidos en torno a la hoguera, en medio de un bosque que conocen, que han tenido sonando en sus manos y en bocas en forma de charango, de tambor o de zampoña. El más anciano remueve las brasas con una vara y la levanta encendida señalando hacia la espesura negra. Habla de Ñamuy, el creador; de Jaetsangú, el que abrió trochas en medio de la noche para unir a los Sibundoyes y a los Quillacingas; también narra la tragedia de Telembí y la épica de Guaytara.

Los demás toman sus instrumentos y acompañan al anciano, recrean sus palabras y les dan alma rasgando las cuerdas, soplando las cañas y golpeando los cueros.

Lo anterior sucede en un estudio de grabación y da como resultado el último ente discográfico de Apalau: Cantata Leyendas de Nariño, que recupera un trabajo de difusión de la tradición oral prehispánica de la región nariñense, desarrollado inicialmente por Oswaldo y John Granda.

“Leyendas de Nariño fue escrito en el año 1978 [por Oswaldo Granda]. Algunos de los textos se publicaron en 1979 en el libro Cuentos de Nariño. En 1981 se publicó la primera de sus múltiples ediciones. Es un texto literario que pretende especialmente llegar a la población infantil y promover elementos de la tradición nariñense a través de una compilación de leyendas. Entre los años 1998–1999 el maestro John Granda Paz realiza la musicalización de estas leyendas a través de una cantata de características costumbristas; consta de una parte oral, articulada a varias secciones musicales en forma de suite que generan diferentes movimientos descriptivos”. (Luis Carlos Portilla. Fundador, director, charanguista y vocalista de Apalau).

Apalau

Apalau llega para potenciar este trabajo imprimiéndole la frescura de su sonoridad, enriquecida armónicamente gracias a la experimentación, la creación colectiva y la investigación. Entre sus integrantes se encuentran músicos con formación académica y orejera, de gran bagaje en festivales de música andina, y otros circuitos, junto a maestros como José Revelo Burbano y Rolando Chamorro. También los hay médicos, biólogos, luthiers. Una poderosa alquimia que aviva el fuego y funde el oro protegido por el furioso Hualcalá: “… su voz –trueno- enronquecida; su rabia –viento- contenida; su luz –relámpago- incandescente; y su olor –pestilente- mineral… ”.

Cantata Leyendas de Nariño obtuvo Mención de Honor en la convocatoria del Premio Nacional de Música para producciones Musicales, otorgado por el Programa de Estímulos del Ministerio de Cultura de Colombia en 2013. En éste trabajo surgen elementos de la identidad nariñense a través del retorno a la oralidad y su encuentro con la música. En palabras de Hernán Coral Enríquez, encargado de la narración de las leyendas, “detrás de cada leyenda [transmitida] a través de la palabra se encuentra inmersa la identidad primigenia del hombre (…) que con cada narración revive cada instante, cada minuto de su devenir histórico y lo proyecta para saber quién es, para dónde va y qué busca”.

Apalau, otro hacedor de “Nueva Música Colombiana”, es un oyente comprensivo que utiliza elementos sonoros y estéticos contemporáneos y los vincula a lo tradicional, para generar nuevas experiencias sensoriales que nos llevan a recorrer trochas cargadas de esa historia vivida por antepasados indígenas y “blancos”. En este disco nos invitan a caminar bajo el peso de diferentes atmósferas, con una vocación narrativa muy fuerte que va más allá de ser un complemento o background de la leyenda narrada y adquiere vida propia, textura, olor y sabor.

Al escucharlos se puede reconocer que su proceso creativo está cargado de consciencia por lo que significan estas manifestaciones tradicionales para una sociedad que modifica sus hábitos velozmente y necesita puentes hacia sus raíces culturales.

Por: Julio Andrés Gaviria Salazar /jagavirias2@gmail.com

2
0

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*